¿Cómo dar a conocer tus ilustraciones científicas?

Post de: Román García (Docente del curso online Ilustra botánica de Illustraciencia)

Es muy difícil ofrecer un servicio concreto a alguien que no lo necesita. Quizás por esto mi experiencia visitando empresas y mostrando mi trabajo a clientes que no buscaban ilustraciones científicas siempre fue improductiva. Aunque Dostoievski sea un personaje fascinante, como lo es la ilustración científica, debemos tener claro que estamos ofreciendo un servicio muy especializado. Cuando un cliente busca un servicio tan especializado como un ilustrador científico el primer lugar al que acudirá es internet, es decir, realizará una búsqueda muy específica, con el objetivo de encontrar una solución a un problema muy concreto. Para que ese cliente llegue a nosotros debemos ponerle las cosas fáciles.

Por esto la plataforma que mejor ha servido para mostrar mis trabajos en estos años ha sido mi página web, en forma de un portfolio online. Casi todos los clientes a los que he tenido acceso han pasado por consultar mi página en algún momento. Construir una web funcional es a día de hoy muy fácil y es el mejor lugar para insertar tus trabajos en internet y que sean accesibles a un gran número de potenciales clientes. En absoluto soy un experto en diseño web ni en posicionamiento, pero sí que puedo hacer hincapié en algunos aspectos que creo que son imprescindibles en un portfolio online.

Lo más importante son los trabajos. Una web enfocada a dar a conocer tus trabajos debe primero y ante todo mostrar tus ilustraciones. Esto debe ser lo primero que encuentre la persona que entre en tu web y lo que decidirá si merece la pena invertir su tiempo en navegar por ella, y en última instancia plantearse ofrecerte algún encargo. Muestra tus mejores trabajos en primera posición y trata de actualizarlos con frecuencia, ya que la gente visitará la página con más frecuencia si encuentra cosas nuevas cada cierto tiempo. Dicho esto, no esperes a tener la colección de ilustraciones perfectas para crear tu web, créala ya con las mejores imágenes que tengas hoy mismo. Ya habrá tiempo de actualizar el contenido e ir mejorando el material. Tan imprescindible como mostrar tus imágenes es ofrecer a los posibles clientes una forma de contactar contigo, rápida y sencilla.

Una vez que tenemos en marcha nuestra web está la cuestión de conseguir visitas. Podéis encontrar mil artículos en internet sobre buenas prácticas a la hora de usar palabras claves, captions y otras cuestiones de SEO. Por supuesto todo esto funciona, pero para mi la diferencia en el número de visitas se consiguió a través de los concursos de ilustración especializados. A parte del valor de estos concursos para aprender, contrastar tus trabajos con los de otros colegas y en general enfocar los trabajos personales en un objetivo concreto, los concursos permiten obtener visibilidad en una audiencia especializada precisamente en el campo de tu interés. Los premios que he tenido la suerte de conseguir en los concursos de Ilustración científica de Dinosaurios de Salas de los Infantes y en el concurso de Illustraciencia, fueron claves para contactar con los primeros clientes. Primero me conocieron por la difusión del concurso, por ella llegaron a mi web y después contactaron conmigo para nuevos proyectos. Incluso si no se llega a conseguir un premio los concursos ofrecen selecciones de trabajos que también ofrecen visibilidad. Alimentar la web con material premiado en concursos es un plus, pero lo es aún más incorporar trabajos asociados a un cliente concreto. Esto da confianza a nuevos clientes y es un proceso que se retroalimenta.

Las redes sociales son una plataforma complementaria a la web. Imponen ciertas limitaciones a la hora de mostrar las imágenes y los enlaces a sitios web por lo que para mi no son un sustituto del portfolio online. Sin embargo son un lugar perfecto para mostrar algo más acerca de ti y tu proceso de trabajo, que en última instancia invite a la gente a visitar tu portfolio. En este sentido hay muchas iniciativas creativas para conseguir atención que puedes desarrollar en el entorno de las redes sociales, pero debes preguntarte si el objetivo que buscas en conseguir más seguidores o conseguir más visitas hacia el lugar donde la gente conocerá realmente tu trabajo, para elegir las que quieres llevar a cabo. El ritmo de publicaciones a la que nos obligan las redes sociales es un problema tanto si estás empezando, como si tienes proyectos que no puedas compartir hasta que se publique el proyecto. Si tratas de seguir ese ritmo corres el peligro de acabar con cientos de bocetos inacabados o trabajos rápidos en lugar de enfocar el trabajo en elaborar ilustraciones en el tiempo que merecen. En mi opinión es mejor centrar el trabajo en alimentar tu porfolio, con el tiempo que esto requiera. Si quieres puedes compartir el proceso en redes, pero con el objetivo de mostrar mejores ilustraciones en tu portfolio.

Conseguir visibilidad es una tarea que requiere de tiempo, por lo que cuanto antes empieces a andar el camino antes empezarás a ver los resultados. Empieza por seleccionar tus 10 mejores imágenes para mostrarlas al mundo y a partir de ahí procura ir mejorándolas con cada nuevo proyecto. Ten paciencia, no te desanimes y recuerda que hasta el mejor ilustrador que conozcas empezó siendo un aficionado.

Hay muchos factores involucrados en la elección de los ganadores de un concurso, así que si no consigues ser premiado no debes desanimarte, analiza el trabajo de tus compañeros y trata de aprender nuevas cosas que aplicar a tu trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *