Las editoriales buscan ideas: ¿qué presentarles en tu proyecto?

Post de: Roc Olivé, ilustrador especializado en paleoarte y docente de Ilustra básicos

Vender un proyecto no es una tarea tan imposible como parece si sabes por dónde empezar.

Publiqué mis primeros proyectos editoriales en 2013. Antes ya había trabajado para editoriales, pero siempre con encargos. Ya desde pequeño, mi verdadera pasión eran los dinosaurios y tenia en mente crear un libro: el libro que me hubiera gustado tener de pequeño. Estaba a punto de cumplir los 30 años y, tal vez por ese afán de coger la vida por los cuernos que te da la crisis de los 30. me lancé a la piscina y comencé el proyecto. Tampoco me flipé, solo hice 3 o 4 laminas de todo el proyecto, que debía tener unas 25 láminas en total. Después lo envié a todas la editoriales que conocía y las que no conocía también. Finalmente, después de más de 50 mails con sus correspondientes mails de rechazo, una editorial (Cossetania) confió en mi y me publicaron mi primer libro: DINOSAURIOS, DE PEQUEÑOS A GRANDES.

La verdad sea dicha: el “cómo” es lo fácil. Aún recuerdo cuando era joven y justo salía del grado de ilustración, me pateaba toda Barcelona con mi carpeta repleta de portfolios o books y de mis ilustraciones, impresos en alta calidad, y visitaba todas las editoriales de la ciudad. Normalmente, nunca, ni yo ni mi book, pasábamos de la secretaría de la entrada. Actualmente, gracias a internet, uno tiene bases de datos con todas las editoriales del mundo. Tan solo necesitas paciencia y sentido común e ir enviando mails, que tal vez tampoco lleguen muy lejos, pero al menos tienes más mercado a tu alcance, no te cansas tanto caminando ni te dejas el sueldo en imprimir en alta calidad tus imágenes.

Pero para pasar este primer cribado que hacen las editoriales de los centenares de mails que reciben cada día, es importante saber no tanto el “cómo” sino el “qué”: «¿Qué pongo en dicho email?»

Para empezar debes tener una idea. Ninguna editorial se va a interesar por unos dibujos, aunque sean muy buenos. Es muy difícil que contraten solo dibujantes. Les gustan las cosas fáciles y por eso agradecen y se interesan por proyectos hechos. Con esto no quiero decir que ya debas tener un proyecto terminado y encuadernado, ni mucho menos, pero sí debes tener una idea clara de lo que quieres hacer, cómo hacerlo, y que les presentes una buena demo, con 3 o 4 láminas jugosas de tu idea. De esta manera, la editorial puede valorar facilmente si le interesa o no el proyecto. Si además en dicho proyecto se puede añadir algún gancho promocional, mejor que mejor. El mejor gancho es la divulgación, ya sea para niños o adultos. Siempre se puede vender más un proyecto si tiene tirada al gran público que si es muy específico. Por ejemplo: siempre es mas fácil vender un libro de dinosaurios para todos los públicos que un libro de dinosaurios que vivieron en un tiempo determinado en un continente concreto y con una características concretas. Aunque a ti te flipen mucho, la editorial normalmente desestimará el proyecto, ya que ellos ven el producto más que el proyecto y seguramente es mas fácil vender un libro que diga «¡DINOSAURIOS!» que «DINOSAURIOS SAUROPODOMORPHOS DE LAS TIERRAS CRETACICAS DE ARGENTINA».

En resumen: crea una idea atractiva, véndela a las editoriales dando todo el valor a dicha idea, sé flexible en algunas cosas y mantente firme en otras. Y, por encima de todo, sé paciente y perseverante.