Post de: Giselle Vitali, docente de Ilustra Disecciones Hace un par de días me dijeron: «te recomiendo que leas solo el principio y como mucho llega a la mitad, porque es probable que se te revuelva el estómago cuando llegues al final». Esas fueron palabras textuales del librero que me atendió, un día como cualquier

Etiquetado bajo: ,