¿Técnica artística o conocimiento de lo representado?

Por: Alex Richter-Boix

Iniciamos en Illustraciencia la serie “Diálogos con ilustradores científicos” en la que  profesionales del sector responden a pregunta relacionadas con la profesión. Si tienes curiosidad por saber como es el día a día de un ilustrador, como se documenta, etc… no puedes perderte los post que iremos publicando. Empezamos dejando que Clara Cerviño, María Alejandra Migoya, Roc Olivé y Román García Mora nos expliquen que consideran que es más importante para ser un buen ilustrador científico: ¿técnica artística o conocimiento de lo representado?


“Creo que un ilustrador debe ser, antes que nada, un experto en generar imágenes”, Román Garcia Mora profesor del curso online Ilustra botánica de Illustraciencia lo tiene claro, pero añade que “en el caso de los ilustradores científicos, además, deben ser capaces de establecer una relación eficaz con los científicos para recibir y digerir su información y convertirla en imágenes”. Una visión que comparten los otros ilustradores con los que hemos conversado.

María Alejandra Migoya Ilustradora científica y Profesora de Ciencias Naturales considera que el trabajo del ilustrador científico requiere mucha formación para abordar un proyecto en toda su extensión. “Implica conocimientos propios de la disciplina, intercambio con el científico, conocimiento de su lugar dentro del grupo de trabajo, del tema que es objeto de dibujo, y muchas veces su lenguaje disciplinar”. En todo proyecto de ilustración científica la conversación con los expertos, en el tema a tratar, es un requerimiento. Son ellos, los científicos, quienes pueden ayudar al ilustrador a fijarse en los detalles importantes del objeto a representar.

Sin embargo, esta estrecha relación con los investigadores no implica que el ilustrador no deba estudiar e informarse por su cuenta. “Una buena ilustración científica necesita de una gran cantidad de estudios previos antes de ponerse a ilustrar. Estamos hablando, de que esta fase de estudio ocupa casi un 70% del tiempo total”, nos cuenta Roc Olivé profesor del curso online de Illustraciencia Ilustra animales extintos. “Lo que se necesita”, detalla Clara Cerviño bióloga, ilustradora científica y profesora del curso Ilustrando la ciencia, “es conocimiento sobre la especie o especies con las se va a trabajar. Antes de dibujar necesitas observar, interiorizar y finalmente plasmar aquello que quieres comunicar”. Migoya coincide con Cerviño: “para ser un buen ilustrador, es necesario tener una capacidad de observación investigadora. Es básico para descubrir las características propias de la especie. La observación es lo más importante para poder transferir lo observado en tres dimensiones, al papel de dos”.

“La teoría es una parte muy importante y necesaria para poder desarrollar una ilustración científica con el rigor que esta necesita. Pero, igualmente, no podemos dejar la técnica de lado, el final debe ser lo más fiel a la realidad. Para ello hay que tener conocimiento de color, proporción y volúmenes”, añade Cerviño. “En mi caso”, dice García, “soy un fanático de la técnica, para bien o para mal. Siempre estoy desarrollando nuevas técnicas para producir imágenes con mayor calidad en el menor tiempo posible”.   

Olivé es de la opinión de que “para ser un buen ilustrador científico lo ideal sería tener una buena base de técnicas artísticas”. Destaca que tener estudios científicos puede facilitar al ilustrador científico, pero reconoce que por muchos estudios científicos que se tenga no se pueden abarcar todas las ciencias en las que un ilustrador puede trabajar. “La mejor opción es tener dominio del dibujo y nociones básicas de ciencia, pero ante un encargo pedir siempre la supervisión de un especialista en la materia”. Cerviño, por su parte, recomienda una formación multidisciplinar, que combine la disciplina artística con la científica: “creo que son necesarios conocimientos de biología, ya que facilitan la comprensión y la comunicación con posibles clientes. Pero también, de técnica pictórica que te permitan alcanzar buenos resultados”. García lo ratifica, “lo ideal sería una educación mixta a partes iguales, entre el campo científico y el de la creación de imágenes para llegar a ser un experto en ambas”. Consciente, sin embargo, de que el dominio de ambas materias es difícil adquirir, recomienda centrarse en “desarrollar la parte visual, ya que nuestra mayor responsabilidad, como ilustradores científicos, es generar imágenes de calidad”.

Migoya recomienda una buena formación teórica y práctica. A pesar de ser una actividad con siglos de historia, todavía no se ha profesionalizado universalmente. Son pocos los centros que ofrecen estudios reglados sobre ilustración científica. Preguntados sobre ellos, nos menciona la labor formativa de la organización Guild of Natural Science Illustrators de Estados Unidos que funciona desde 1968 y con la que ella colaboró desde 1986 hasta 2002. Haciendo mención de la oferta completa que se ofrece actualmente en los Países Bajos, o la interesante oferte de la Universidad de Aveiro en Portugal. Antes de irse, recomienda los cursos que ofrece la Universidad de Brasilia, la formación del Royal Botanical Gardens de Kew en Inglaterra, los del Royal Botanical Garden de Edimburgo o los que imparte Migoya en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina). Pero lo más importante, para ella, es aprender mediante la práctica trabajando junto a un científico u otro ilustrador científico. En españa la Universidad del País Vasco y la de Girona ofrecen Post grados en Ilustración científica y la Escuela Autónoma de Dirección de Empresas (EADE) ofrece un Máster de comunicación visual e ilustración científica coordinado por Vanessa González profesora del curso online de Illustraciencia Ilustra fauna marina. Desde Illustraciencia en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), CosmoCaixa, Museo do Mar y el Jardí  Botànic de la Universitat de València ofrecemos el curso intensivo y semipresencial Ilustrando la ciencia un curso dirigido a quienes deseen introducirse en la ilustración científica añade Miquel Baidal coordinador de Illustraciencia.

[:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *